HTML Map jQuery Link jQuery Link
El protagonista de un mundo determinado por el punto más alto de iluminación | Neculai Fantanaru
ro  fr  en  es  pt  ar  zh  hi  de  ru
Feed share on facebook share on twitter ART 2.0 ART 3.0 ART 4.0 ART 5.0 ART 6.0
El protagonista de un mundo determinado por el punto más alto de iluminación
On May 06, 2014, in Liderazgo Diario, by Neculai Fantanaru

Experiencia de liderazgo como una ciencia viva que evoluciona continuamente, proporcionando los recursos necesarios para lograr una visión multilateral del mundo y la vida.

Su mundo me fascinó ... de aquellos que no hablan, que se encuentran fuera del perímetro de la realidad, en la medida en que pudieran asegurar su anonimato. Eran los protagonistas de un mundo determinado por la iluminación máxima, en la dirección del vector de fuerza que se originó no de la creación, sino de un Creador que se vio obligado a cruzar constantemente, en una verdadera prisa, el campo de profundidad de un conocimiento fenomenal . Encontrado en la diferencia y la suma de los módulos de componentes de una estructura variable derivada de la gran ciencia del tiempo.

Igual que el mundo creado por Terry Gilliam, me sumergí en un universo imaginario, en el que las luciérnagas tenían nombres, y las ardillas hablaban, todo el ambiente circundante ganaba vida, valor y propósito. El único sentido en el que se podría hablar de una filosofía profunda, orgánicamente ligada a diversas existencias, pero especialmente vinculada al trabajo del multilateralismo.

Simultáneamente, me sentí parte de una metafísica única, rigurosa y profunda, que me colocó en el centro de una red de correspondencias entre el cielo y la tierra, entre el punto material de la energía constante y el punto material del impulso constante.

Específicamente, estaba sometido a un estricto deber: componer diariamente una imagen que apresura mi vista, pero que se imprime para siempre. Más bien, una comedia de palabras que un sentido de pertenencia a un pensamiento exterior, con un exceso de información y experiencias. Un conjunto de malentendidos, como una paradoja de la evolución resaltada por un desafío que puede o no aceptar.

Si yo fuera parafraseando al escritor rumano, Al. Busuioceanu, diría que mi metafísica, lejos de ser una actitud intelectual, era más una mezcla confusa de intuiciones y creencias místicas que me hicieron asignar una metafísica al primitivo que anima y antropomorfiza la naturaleza que la rodea.

Era una metafísica que sólo asumí, fácilmente experimentada como una ciencia viva, que mi preparación intelectual se permitiría hasta cierto grado, pero que no podía explotar ni comprender por completo.

Liderazgo: ¿Puede proporcionar los recursos necesarios para la creación de una visión del mundo y la vida que puede establecer objetivos más allá de lo común?

Un campo como el liderazgo, abordando el tema de la creación, abriendo al hombre frente a una nueva realidad, teniendo en cuenta la necesidad de fabricar un soporte sostenido de las opciones de configuración e inicialización de un arte caracterizado por un complejo fundamento científico, Una inagotable posibilidad de imponerse como fuente de inspiración para las generaciones futuras.

Los libros de Jules Verne tenían el don de iniciar a la gente en el mundo de los pensamientos ocultos, en el mundo de esos misterios más allá de toda comprensión, haciéndolos sentar las bases de tecnologías avanzadas, convirtiéndolas en científicos. Asimismo, el liderazgo, adaptado a las intenciones de acceder a un nuevo fondo de conceptos, modelos y teorías, que representa desde este punto de vista una verdadera actualización conceptual, sino también una realización estrictamente personal, conduce a un aumento de las tendencias científicas de consumo, a favor de Una perpetua evolución hacia la modernidad y el progreso.

Pero para que el hombre pueda demostrar el potencial creativo de un desarrollo lleno de dinamismo y mutaciones cuantitativas y cualitativas, en el contenido y en la forma de asegurar los recursos necesarios para lograr e implementar una visión coherente del mundo y la vida, Lo ordinario, debe convertirse en un Creador. Ansioso por cruzar nunca, en una verdadera prisa, el campo de profundidad de un conocimiento fenomenal. Que su preparación intelectual permitirá hasta cierto punto.

Liderazgo: ¿Puedes encontrar tu valor en el contexto de una visión inducida por una ciencia de la totalidad de la existencia?

Para crear la posibilidad de una evolución adaptada al mundo moderno, hay que encontrar un elemento particular en una estructura de datos, aplicar ese algoritmo entre el ideal y la realidad que tiene una fórmula científica única, basada, si es posible, a priori Conocimiento del tiempo que la vida, con sus muchos detalles y matices, delinea incesantemente.

Ver a través de ese material de construcción artificial, necesario para toda la creación, una mezcla de nuevos factores de diferenciación de las capacidades intelectuales, sin convertir la creación en una especie de modus operandi sometido a la lógica rigurosa de un razonamiento que no puede crearse derrotado por la conclusión Que: "Nada puede ser cambiado en este punto."

El liderazgo debe ser experimentado como una ciencia viva que evoluciona constantemente, planteada a un justo entendimiento de la necesidad de asegurar la distribución equilibrada de ciertos elementos de anticipación y novedad, combinándolos perfectamente en relación con la vida. En un área rigurosamente compuesta de análisis y hechos que coinciden con los patrones de una regla singular: "Siempre hay espacio para otras interpretaciones".

Te convertirás en el Protagonista de un mundo determinado por el punto más elevado de la iluminación sólo cuando encuentres valor en el contexto de una visión inducida por una ciencia de la totalidad de la existencia, que incluye lo positivo y lo negativo, manifestándose en formas De conocidos y desconocidos que existen tanto dentro de ti como a tu alrededor. Y en el que usted ha comenzado a creer.

 


decoration
Sobre mí | Site Map | Términos y Condiciones | Socios | Feedback | RSS Feeds
© Neculai Fantanaru. All rights reserved.